Palestra – Plandemia.- Por Gilberto Cervantes Rivera.

PALESTRA

Por Gilberto Cervantes Rivera, poeta de Cucharas

****QUEDATE EN CASA PRESIDENTE AMLO, UNA RECAIDA SI TE PUEDE MANDAR AL CIELO; MEJOR CONSTRUYE UN MURO DONDE INSCRIBAS LOS NOMBRES DE LAS VICTIMAS DEL COVID-19, COMO SI FUERAN COMBATIENTES DE UNA GUERRA DONDE NO SE USAN ARMAS PARA ACABAR CON EL ENEMIGO; EL PUEBLO MEXICANO HA TENIDO QUE EMPEÑAR HASTA LOS CALZONES PORQUE LOS SOLDADOS NO HICIERON SU TRABAJO DE APOYARLO CON DESPENSAS Y AGUA; URGE ENCONTRAR LA CURA PARA ACABAR CON EL CRIMINAL NEGOCIO DEL CLANDESTINAJE Y LA INDUSTRIA FARMACEUTICA MUNDIAL, LOS CUALES ENCONTRARON LA FORMA PERFECTA DE AMASAR MILES DE MILLONES DE DÓLARES SIN INVERTIR MUCHO

Los brillantes asesores de mi Presidente AMLO, de todo quieren hacer barullo; si este poeta de Cucharas que no es nadie, se hubiera enfermado de Covid-19 y la hubiera librado, tengan por seguro que ni siquiera un comentario les mereciera; pero como es el Presidente, la Cuarta Transformación planea un regreso triunfal del divo de Muscapana, Tabasco; no cabe duda que los gringos son más sensibles; cuando terminó la segunda guerra mundial, el gobierno mandó construir monumentos con el nombre inscrito de los caídos, fecha y lugar de nacimiento incluidos. Considero que López Obrador le falta el respeto a su pueblo, aceptando que se haga grilla barata con algo que no tiene ningún significado importante; bueno que la haya librado e insisto, por esos casi 170 mil mexicanos que no la libraron, el Presidente debería quedarse en casa y no andar cacaraqueando una noticia intrascendente. Vuelvo a repetir, desde marzo del año pasado, fecha en que comenzó la pandemia, quería observar a un Presidente tripulando tráileres repletos de comida, agua y medicamentos para los afectados por el COVID-19; desilusión, la tarea se las dejó a los soldados, quienes de mala gana hicieron su trabajo, dejando fuera de los apoyos con despensas, a miles de personas necesitadas, las que perdieron su trabajo, gastaron sus pocos ahorros y aun así los obligan a quedarse en casa como si tuvieran dinero para aguantar el tiempo que dure la enfermedad, algo que nadie sabe si dentro de un año o hasta que la Organización Mundial de la Salud considere que su sistema económico está a salvo, un sistema que antes organizaba guerras entre naciones para anexarse territorios en otras latitudes con todo y   tesoros arqueológicos, además de los recursos minero metalúrgicos, acuíferos y petroleros. Hoy está pasando lo mismo sin que los poderosos y los pueblos pobres, utilicen armas tradicionales para resolver sus diferencias; con el COVID-19, el sistema capitalista mundial encontró la fórmula perfecta para diezmar poblaciones enteras y sobre todo, halló la mejor manera de acumular riqueza vendiendo miles de millones de cubre bocas, gel antibacterial, sanitizantes, pistolas para medir la temperatura, medicamentos inútiles, oxígeno adulterado y con la ley seca, genera el gran negocio del clandestinaje, a través del cual una ballena cuesta cien pesos y una botella de vino mínimo mil 500; eso sin contar el funcionamiento clandestino de casinos, las peleas de gallos, de perros, de mujeres y hombres, las carreras de caballos y los bailongos; el gobierno permite todo; a cambio de una mochada o por hacerse de la vista gorda, se desata la carestía de la vida y aumentan sin piedad el precio de las gasolinas y el gas doméstico; pero hasta el momento de escribir del mismo tema, ninguna autoridad toma en serio las denuncias que hemos hecho desde que comenzó la pandemia; los hospitales, en complicidad con la autoridad ministerial, siguen imponiendo para soltar el muerto, aunque haya fallecido de otra enfermedad, que le pongan a la hoja de liberación, que la persona murió por COVID-19; si tomaran en serio nuestra preocupación, seguramente las demandas en los tribunales colmarían los estrados, en primer término por cremar los cuerpos sin la autorización de los deudos, los cuales tienen derecho de velar a sus familiares, tomando las precauciones del caso; obvio resulta que cremado el difunto, no se puede realizar la prueba del ADN, una para saber si el cadáver entregado es el verdadero o los restos son de otra persona; de igual forma se podría conocer con la autopsia del fallecido, si fue por COVID-19 o por otra causa. Con la pandemia, los ricos se están haciendo más ricos y los pobres se despojan de lo poco que han logrado, empeñando hasta la camisa para mal comer; obvio es agregar que a los gobiernos capitalistas no les conviene exterminar el virus que desató la pandemia, en virtud de que se les acabaría el negocio excelente que iniciaron cuando desde Oriente llegó el gran rey del terror, anunciado por el Dr. Michel de Nostradamus; los tesoros del Rey Salomón o los del Diablo Veitia, enmudecieron con las fortunas amasadas por los cómplices de la OMS en el mundo; este poeta de Cucharas, la verdad, quiere morirse de manera natural y no víctima de un virus que puede destruirse con medicina compuesta. Basta señor Presidente, acabemos ya con este dolor que padecen los mexicanos por culpa de un Dr. Gatell inepto y corrupto, quien está al servicio de las multinacionales farmacéuticas, las que seguramente le tapan la boca con miles de millones de dólares….PALESTRAZO: el combate a la corrupción debe ser parejo pues si los funcionarios de AMLO se adiestraron en el viejo PRI, cuentan con métodos secretos para burlar las trampas legales del señor Presidente; urgente una investigación a los negocios que hace en lo oscurito el Dr. Muerte Hugo López Gatell.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

julio 2022
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031