Palestra – Lozada.- Por Gilberto Cervantes.

PALESTRA

Por Gilberto Cervantes Rivera, poeta de Cucharas

***RECUERDAN AL TIGRE DE ALICA CON MOTIVO DE SU MUERTE HACE 147 AÑOS; ENCABEZÓ DURANTE MUCHISIMOS AÑOS LA LUCHA DE LOS INDIGENAS POR LA TIERRA; FUSILADO EN LA LOMA DE LOS METATES, LOZADA SE TRANSFORMA EN LEYENDA; ESCRITORES LO SEÑALAN COMO BANDOLERO, PERO HAY OTROS, MUY POCOS, QUE LE DICEN GENERAL INSURGENTE, PROTECTOR DE LOS INDIOS DE NAYARIT

***EN HONOR A LO QUE LOS LADINOS LLAMAN PACIFICACIÒN, LEVANTARON UN MONUMENTO FRENTE A LA CATEDRAL DE TEPIC, AL QUE ENEMIGOS DE LOZADA, ROBARON LA PLACA CONMEMORATIVA, CONSERVANDOSE LA DE SAN LUIS,  UNICAMENTE

***MAYRA GARCIA OCUPÒ CINCO MESES PARA DECIDIR SANITIZAR LOS ESPACIOS COMPARTIDOS DE SEP Y SEPEN; BENITO RODRIGUEZ, BRAVO CON LOS COMERCIANTES Y PRESTADORES DE SERVICIOS, PERMITE QUE LA TITULAR DE SERVICIOS MATERIALES, PONGA EN RIESGO LA VIDA DE POCOS TRABAJADORES Y FUNCIONARIOS

Manuel Lozada, apodado El Tigre de Alica, nacido en 1828 en San LuisTepic,  y muerto el 19 de julio de 1873 en La Loma de los Metates, fue un aborigen Cora hijo de Norberto García y Cecilia González. A la muerte de su padre, quedó huérfano muy pequeño y como su madre no tenía medios para mantenerlo lo adoptó su tío José María Lozada, de quien tomó el apellido. De niño ayudó a su tío cuidando animales en la granja propiedad de la familia y al crecer asistió a la escuela parroquial ubicada en la población. No pudo concluir su instrucción elemental porque tuvo que ayudar al sostenimiento de la familia compuesta por sus tíos y cinco primos, de los cuales tres murieron de fiebre a temprana edad. Junto con su primo Juan realizó labores de labranza en la heredad familiar, posteriormente los primos trabajaron  como peones de labranza en la hacienda de San José de Mojarras propiedad de don Joaquín Vega. Dice la leyenda que al crecer fue vaquero en la hacienda de Cerro Blanco propiedad del señor Pantaleón González, donde sirvió de caballerango de la esposa del hacendado a la muerte de este, siendo su gran amor la hija de sus patrones de nombre María Dolores, con quien se fugó y por tal hecho fue tomado prisionero y remitido a la cárcel de Tepic. Liberado, buscó otra vez a María Dolores, y nuevamente fue tomado prisionero, pero por súplicas de su madre fue puesto en libertad, huyendo de nuevo en compañía de su amada, quien le acompañó según narra la leyenda, a la Sierra de Álica. Se dice que al no encontrarlo, el militar Simón Mireles mandó azotar públicamente a su madre Cecilia González, en la plaza de Tepic; esto provocó la ira de Lozada quien en compañía de un grupo de nativos Coras que tenían cuentas pendientes con el gobierno, buscó, encontró y fusiló al militar. Señalado por bandolero, le impusieron el apodo de El Tigre de Álica;  quien operó también como insurgente, por varios años asoló el cantón de Tepic. Otra versión menos romántica dice que poco se sabe de sus primeros años de juventud; Lozada era un bandolero que se volvió importante durante la disputa (18551856) entre las casas comerciales Barrón Forbes y Castaños, las cuales con asiento en Tepic, vendían las mercancías que descargaba el Galeón de Manila en San Blas; esas casas comerciales eran la Casa Barrón de Don Eustaquio Barrón y los Castaños, a cuya cabeza estaba José María Castaños; la rivalidad comercial entre ambas casas se complicó con la guerra civil nacional entre liberales y conservadores. De repente Lozada dejó de ser un «bandido» al aliarse con una importante y vieja familia de Tepic, los Rivas, amigos de «los Barrón»; en contraparte «los Castaños» buscaron el apoyo del gobierno liberal asentado en Guadalajara y la Ciudad de México. Es importante destacar que en esa época la república mexicana estaba dividida en dos bandos, los liberales  que pugnaban por un estado federal y laico y los conservadores  que pugnaban por un estado centralista apegado a la iglesia. En 1857 Lozada derrotó a las tropas del teniente coronel José María Sánchez Román y en 1859 dispersó a las tropas del gobierno al mando del coronel Valenzuela; y el 2 de noviembre de ese mismo año, asaltó la ciudad de Tepic tras siete días de lucha. En el decenio de 1860, las huestes de Lozada asolaban los caminos, para hacer públicas sus demandas por la tierra. Como esto se desarrolló durante la época de la Intervención francesa, Manuel Lozada se puso al servicio del imperio francés, por lo cual el emperador Maximiliano I de México creó la provincia de San José de Nayarit con capital en Tepic, otorgándole a Lozada el grado de General y el de legionario por ordenes de Napoleón Tercero. El 13 de noviembre de 1864, luego de que el ejército francés se posesionara de Mazatlán, a la sazón capital del estado de Sinaloa, él y sus tropas entraron a esta ciudad.2​Repudió al Imperio antes de que este fuera derrotado y por esa razón, evitó el fusilamiento. Tras el fusilamiento de Maximiliano I de México en 1867, el presidente Benito Juárez declaró al Séptimo Cantón de Jalisco, como Distrito Militar de Tepic, con fecha 7 de agosto de 1867, siendo Tepic su capital. Siguió luchando en defensa de los intereses agrarios de los Coras y los Huicholes creàndose en 1869 formó una comisión revisora de la situación legal de las tierras indígenas organizando una asamblea para tomar medidas contra la embriaguez, el robo, la vagancia, así como para fundar escuelas. Lozada lanzó su “Plan Liberador de los Pueblos Unidos de Nayarit”, en el que desconocía a la república y anunciaba su intención de regresar el país a sus legítimos dueños, los pueblos indígenas. Seguido por ocho mil hombres, “El Tigre de Álica” dejó Tepic y enfiló hacia Jalisco, con la intención de tomar Guadalajara. En apenas unos pocos días los hombres de Lozada cruzaron las barrancas y tomaron Tequila, Etzatlán y La Magdalena, acercándose cada vez más a la capital jalisciense. En una emboscada, fue fusilado por su acérrimo enemigo el general Ramón Corona en el lugar conocido como Loma de los Metates, después de haber sido herido por este mismo en la Batalla de La Mojonera el 19 de mayo de 1873. Lozada siempre padeció hambre igual que sus seguidores; perseguido por el gobierno apenas le daban chance de dormir; alimentándose con lo que podía, finalmente contrajo la tuberculosis y anemia; sin fuerzas para moverse como cuando era joven, las tropas federales pudieron atraparlo y luego fusilarlo. A Manuel Lozada se le considera precursor del agrarismo en México así como, en forma indirecta, aseguran que participó en la creación del Estado de Nayarit. En la plaza principal de Tepic, levantó el ayuntamiento un monumento al que llamaron de la pacificación, con una placa conmemorativa sustraída por, se supone, enemigos del guerrillero insurgente Manuel García González, el Tigre de la sierra de Álica; otro monumento más se localiza en su pueblo natal, San Luis de Lozada. Tras su fusilamiento, escritores de México marcaron raya con relación al guerrillero aborigen; en Nayarit, Enrique de Aguinaga Cortés publica un libro donde defiende las acciones del tuerto Lozada, provocando con ello agrias discusiones; mientras que a escala nacional, Fernando Benítez publica una serie de libros sobre los pueblos originarios y es por lo mismo que se conoce muchísimo de la vida y obra del Tigre de Álica (con información tomada de Wikipedia)…PALESTRAZO: que pasa con Benito Rodríguez, flamante Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana: duro con los comercios que no respetan las disposiciones de la OMS, pero exageradamente blandísimo con instituciones educativas como la SEP, la que después de cinco meses, se dignó en sanitizar los espacios compartidos. Quiero suponer que la titular de Servicios Materiales, Mayra García, por ahorrarse unos pesos, puso en riesgo la vida de los diez trabajadores que desde entonces realizan guardias y de igual forma le valió madre la seguridad de la planta laboral de los SEPEN. Ojalá, Dios quiera y no broten casos de COVID-19 por ese lado de Ciudad del Valle, porque entonces sí tendrá que exigirle cuentas al señor Benito Rodríguez, el mismo Gobernador Toñito Echevarría, quien  muestra un gran interés por rendirle buenos resultados al presidente de la Cuarta Transformación Andrés Manuel López Obrador, el que vendrá a Nayarit el cuatro de agosto próximo; se sabe que hay gente dispuesta a denunciar ante AMLO, los excesos cometidos por el restaurantero metido a cuico; corre con fuerza la especie de que anda vacunando por todo el Estado a salud del bicho mentado que nos tiene de rodillas; les pregunta: quieren abrir?: entonces copela o cuello.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031