Mirada de mujer – El buen fin.




MIRADA DE MUJER

El Buen Fin

“…Cientos, miles, tienen prisa y toman de aquí y de allá; televisores, pantallas planas, celulares, laptops, videojuegos, artículos de línea blanca, ropa de moda y de temporada, artículos para el hogar y también personales, todo, todo está en aparente remate. Pero cuidado, endeudarse de más resultaría perjudicial a la economía familiar… ”

Por LUZ DEL CARMEN PARRA

LLEGÓ EL BUEN Fin y pareciera que se adelantó la Navidad. Después de haber pasado tantos meses de confinamiento social, el ambiente de fiesta reina en todos los rincones de la ciudad. La publicidad nos ha desbocado tras las ofertas de miles de artículos que lucen en los escaparates de los centros comerciales y qué decir de las promociones que saturan las enormes listas de todo tipo de productos que ofrecen las tiendas online especializadas como Amazon o Mercado Libre.

En las principales capitales de México, hemos visto que se han formado enormes filas a las puertas de las plazas comerciales a la espera de que llegara el primer minuto para correr por todo lo que tienen preparado Liverpool, Palacio de Hierro o cualquier otra tienda de departamentos, con los mayores descuentos del año.

EL CONSUMIDOR debiera tener cuidado en no caer en las compras de pánico o por estrés.

PRESUROSOS POR CONSUMIR

Cientos, miles, tienen prisa y toman de aquí y de allá; televisores, pantallas planas, celulares, laptops, videojuegos, artículos de línea blanca, ropa de moda y de temporada, artículos para el hogar y también personales, todo, todo está en aparente remate.

Para quienes prefieren navegar entre las páginas de las tiendas virtuales, sin mezclarse entre miles para encontrar lo que buscan, tienen a la mano una infinidad de productos de las mismas marcas que se ofrecen en los almacenes departamentales y en ocasiones a mejores precios. Es el momento de gastar no solo lo ahorrado, porque realmente pocos tenemos el hábito del ahorro, pero para estos casos, las tarjetas de crédito vendrán al auxilio.

 

CON TODO Y AGUINALDO

Algunos ya hemos recibido la primera parte del aguinaldo y por supuesto la quincena correspondiente para que el entusiasmo no falte en esta feria del consumo, donde todas las facilidades nos sumergen en un mundo imaginario que hace creer que podemos adquirir todo aquello que deseamos y que nos ponen al alcance de la mano: “Con el Buen Fin encontrarás las mejores ofertas del año. Podrás comprar en línea y recoger en la tienda. Aceptamos todas las formas de pago. Descuentos y/o rebajas sobre precio y créditos a meses sin intereses. Compra online de manera fácil y segura. Envíos gratis”. Nada puede ser mejor.

Miles de empresas se han incorporado a este programa que busca aumentar el consumo y supuestamente llevar muchos beneficios a las familias mexicanas, intentando reactivar la economía que ha quedado adormecida en tiempos de pandemia.

 

INICIÓ HACE DOS LUSTROS

Desde el año 2011 el Gobierno Federal en conjunto con el sector privado, promueven este evento, organizando en la segunda o tercera semana del mes de noviembre, cuatro días de promociones y rebajas de productos y servicios, teniendo como antecedente el famoso Viernes Negro de los vecinos del Norte.

Nunca como ahora la necesidad de ir de compras es sentida en toda la población. De vivir la experiencia tan agradable de todo lo que ello implica. Muchos lo hemos sentido como una terapia, como una actividad altamente satisfactoria y que nos genera adrenalina, que nos relaja y nos estimula la autoestima.

FRENTE A las ofertas por el Buen Fin debe tenerse cuidado en hacer un análisis de la situación económica de la familia para no generar una crisis en las fechas de pago.

OLVIDÁNDOLO TODO

Nos permite alejarnos de las presiones del trabajo o de los problemas familiares cotidianos. Salir de casa y buscar nuevas prendas de vestir, concentrarnos en encontrar la mejor combinación de formas y colores favorece nuestra imaginación, sin apenas causarnos el menor esfuerzo y nos embarga una sensación placentera.

Pero cuidado. No es momento de despilfarros, ni de establecer compromisos con los bancos y las tiendas más allá de los ingresos que generamos. Si bien ir de compras es uno de los mejores antídotos para la depresión, también es cierto que después de volver los pies a la tierra, podemos caer en problemas mayores.

 

COMPRAR A CONCIENCIA

Lo recomendable es hacer un examen previo de nuestras necesidades reales de consumo y revisar las condiciones actuales de crédito de que disponemos para después salir de compras, sin caer en excesos que comprometan nuestro futuro y, sobre todo, evitar caer en sentimientos de culpa, ansiedad o depresión.

Todos en algún momento hemos sufrido la esclavitud de las deudas; las consecuencias pueden ser tan graves, que a la vuelta de la esquina nos encontremos tan limitados, con tan pocos recursos económicos, que apenas podremos sobrevivir.

Les comparto el consejo de la PROFECO: “en tus compras por Internet, no caigas con los estafadores. Verifica que tu proveedor cuente con información clara, precisa en su página. Lee con atención la protección de tus datos personales. ¡Lee con atención! Infórmate y haz compras seguras en #ElBuenFin”.

Aseguremos una Navidad feliz y un mejor año 2022.

Les comparto mis redes sociales:  

Facebook: @MiradadeMujer7lcp   

Twitter: @MiradadeMujer7

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031