Entrevista Exclusiva.- La UAN ye el grave problema que padece.

ENTREVISTA EXCLUSIVA

La UAN y el grave

problema que padece

LUIS MANUEL Hernández Escobedo explica pormenorizadamente cuál es la realidad no solamente financiera sino laboral y política de nuestra Máxima Casa de Estudios.

Luis Manuel Hernández Escobedo, líder nacional y estatal de más de 300 mil empleados y trabajadores de las universidades públicas del país, así como dirigente del SETUAN, explica a cabalidad lo que sucede realmente en nuestra Máxima Casa de Estudios.

Por EZEQUIEL PARRA ALTAMIRANO

MARISOL PARRA GONZÁLEZ

(Fotos y Transcripciones)

 

-PRIMERA DE TRES PARTES-

FRENTE AL anuncio reciente de Jorge Ignacio Peña González, rector de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) en cuanto a que se carece de recursos para pagar las dos quincenas de diciembre a catedráticos, funcionarios, empleados y trabajadores, e incluso a proveedores de la institución, pues si no hay para liquidar salarios es de suponerse que tampoco hay para dispersar los aguinaldos y demás prestaciones de fin de año, buscamos a uno de los más profundos conocedores de la problemática universitaria, Luis Manuel Hernández Escobedo, líder nacional y estatal de más de 300 mil empleados y trabajadores de las universidades públicas del país, quien explica a cabalidad lo que sucede realmente en la institución.

Con 40 años al frente del Sindicato de Empleados y Trabajadores (SETUAN), Luis Manuel no vacila al decir que lamentablemente los nayaritas nos encontramos ante una de las más delicadas circunstancias por la que atraviesa la máxima casa de estudios en la que se educan casi 30 mil jóvenes de los 20 municipios de la entidad.

Dice en exclusiva para “Nayarit Opina” que “nosotros en esa ruta que hemos seguido desde que se descubrió el desfalco, desde que se abrió el déficit de más de 800 millones de pesos pues como déficit solamente, más los pasivos de préstamo irregular, estamos hablando de más de mil millones de pesos que nos faltan, entonces estamos haciendo esfuerzos extraordinarios que nos han llevado desde el año pasado de 2019, a luchar con todo lo que esté a nuestro alcance por sacar de este profundo bache financiero a nuestra Universidad.”

Explica que primeramente se hablaba de un déficit de solamente 500 millones de pesos, “ya se habían establecido acuerdos con las instituciones como el IMSS y el Infonavit para resolver los problemas de seguridad social y así continuar haciendo una ruta que permita ir equilibrando el presupuesto en el marco del problema financiero que se estaba planteando y que de seguir en esas condiciones, el gobierno federal y el estatal apoyando, para el 2024 la universidad estaría en condiciones de transitar sin tanto problema.”

Aclara que, sin embargo, en el año de 2019 era de 500 millones de pesos el déficit, “obviamente que es un déficit que no se resuelve más que de manera temporal. Cuando hay apoyo extraordinario es para cubrir las necesidades del 2019 pero también tendríamos que demostrar el reflejo que se da en irlo abatiendo y entonces se hicieron esfuerzos para resolver cuando menos lo más urgente iniciando esfuerzos intensivos el día 10 de diciembre.”

Recuerda que previamente, el 20 de noviembre “nosotros estallamos una huelga pues compañeras y compañeros que laboran como empleados administrativos y demás trabajadores se desesperaban pues necesitaban el salario para irla pasando, y estábamos en eso cuando nos llaman de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para negociar ese asunto. Estuvimos allá cuando para entonces ya habíamos hecho nosotros el consenso con los compañeros y simultáneamente nos habían mandado los requerimientos que se hacían con Gobierno Federal, de los cuales enseguida trataré de explicar.”

 

LOS TOPES SALARIALES

Añade que “nosotros, en acuerdo con la universidad y derivado de aquellos topes salariales surgidos de los llamados pactos de solidaridad económica, continuamos pugnando aquí y pugnando allá por la solución del problema. Entonces muchas de las universidades públicas del país aún no tenían un señalamiento puntual frente a los problemas de financiamiento que enfrentaban y poco a poco se fue conociendo lo que sucedía en unas y otras.

“Nosotros, que somos un sindicalismo independiente de aquellas grandes organizaciones nacionales de sindicatos que eran parte del partido de estado, hablamos de la CTM y todos esos, como ya somos parte del apartado ‘A’ en la Ley Federal del Trabajo, somos trabajadores de pleno derecho desde 1980 y estamos en ese colectivo de derechos totales no como burócratas del apartado ‘B’ sino del ‘A’, entonces nunca pudimos nosotros ser parte de esas organizaciones clientelares, esa es la verdad y en ese sentido pudimos negociar con unos y otros rectores, buscando advertir si había o no tope salarial y ver si nos apoyaban para romper esos topes que eran, por ejemplo, el 30% de incremento salarial con un inflación reconocida de 200 %. Entonces negociamos con las universidades y se hicieron acuerdos.”

Dice que, “por ejemplo, nosotros logramos acuerdos en cuanto a que la universidad nos apoyaría con los impuestos, es decir el ISR de las prestaciones que tenía nuestro contrato colectivo, aunque para esto tuvimos que ir sacando prestaciones en función de ese tipo de acuerdos para que no nos metan a la lista negra y quedar por arriba del tope salarial.”

Le propusimos entonces al Rector el apoyo en cuanto al pago del impuesto que significaban 2 o 3 puntos y efectivamente, así lo plasmamos en los contratos y así fuimos creando algunas prestaciones como apoyo para servicios municipales, apoyo para útiles escolares y todo eso que era complemento para la tranquilidad del trabajador.

LAMENTABLEMENTE, la debacle financiera de la UAN se inició cuando el entonces gobernador Ney González Sánchez dejó de pagar durante 18 meses el presupuesto a la UAN que por ley corresponde al Gobierno del Estado.

OBLIGACIONES FISCALES

Recuerda que “para estas fechas empezaron los señalamientos de que todo aquel que recibe un recurso debe justificarlo, como debe ser, en este caso particular nuestro con recursos públicos se tenía que cumplir con las obligaciones fiscales y cierto es que nosotros no entendíamos cuánto significaba en relación a lo que merma la liquidez del trabajador.”

Precisa que “otro concepto que ventilamos fue cuando creamos el fondo de pensiones en el 2003, y que con algo de presión los trabajadores logramos su establecimiento. Para su creación, a finales del 2002 nos comprometimos a poner hasta el 10% de nuestro salario en un acuerdo en donde el 5% era de año con año cuando acordamos poner el otro por ciento y la universidad iba a poner hasta el 10% de golpe e ir así aumentando gradualmente hasta llegar al 15% y ese fue el acuerdo, pero ocurre que en el 2007 nosotros, al hacer estas reformas estructurales, lo que le comentamos a la SEP fue que nosotros no teníamos desde 1988 ningún reconocimiento de plazas administrativas en la universidad y que entonces la matricula se había triplicado, por consecuencia la universidad estaba haciendo uso de recursos no destinados a salarios y que necesitábamos que se hiciera una reconsideración y debo decir que desde 2007 hasta el 2010 conseguimos reconocimiento de plantilla pero también recursos irreductibles por más de 200 millones de pesos que generó que la universidad llegara a su presupuesto, que era entonces de 768 millones, a más de mil millones de pesos y esto hasta lo cacareábamos que estábamos empezando a encontrar el equilibrio financiero de la universidad.

 

ACUERDO CON WICAB

“Entonces hicimos un trato con el rector Wicab bajo el planteamiento de que ya que estábamos equilibrados, que no se sangrara a los trabajadores y que la universidad le subiera al 18% de aportación al fondo de pensiones y nosotros nos quedáramos con el 6. Así lo acordamos y seguimos avanzando y tuvimos reconocimiento de plantilla hasta el 2016 en que se acabaron los fondos concursables extraordinarios se la federación y que había autorizado el Congreso de la Unión a la SEP y hasta esa fecha nosotros logramos que nos reconocieran 2 mil 304 plazas administrativas y esto implicó que le llegaran a la universidad como 354 y un poquito más de millones de pesos, lo que permitió que siguiéramos avanzando. Nosotros decíamos bueno, se ha hecho nuestro trabajo y obviamente que solamente es de gestión porque al último en la universidad el Rector, que es la autoridad jurídica, puede hacer este tipo de gestiones y nos apoyaba con eso y en el 2010 tuvimos la última aprobación que significó 10 millones de pesos más reductibles. Por ejemplo, que sumaron 354 millones de pesos.

 

NEY DEJA DE PAGAR 18

MESES A LA UNIVERSIDAD

Relata amargamente que “antes de esto ya habían empezado los problemas. Sucede que por ejemplo, nosotros después del 2011 cuando llega el gobernador Sandoval nos enteramos por boca del Rector que el gobernador Ney González no había enterado 18 meses de presupuesto del gobierno del estado y empezó el problema. Pero luego también pasa en 2012 y 2013, inclusive hay un decreto por ahí que dice, cuando Sandoval se comprometió a reintegrar esos centavos, que iban a vender el terreno del llamado Parque de la Dignidad porque eran como 200 millones de pesos y entonces existe un decreto que dice muy claro en su cláusula número 10 que se vendería este terreno, que se autorizaba a la Secretaria de Administración y Finanzas a enajenar este terreno para cubrir adeudos fiscales a la universidad. Yo no sé porque fue tan opaco el punto”, comenta.

 

EMPIEZA LA DEBACLE

“Cuando ya empezaron esos problemas ¿cuánto dinero le enteraron a nuestra universidad?, no lo sé, pero sí sé que eso fue el principio de la debacle porque en el 2014 ya tuvimos el primer problema en cuanto a falta de pago de salarios y prestaciones en diciembre porque hubo inquietudes, hubo cosas, hubo paro, hubo cuestiones que nos movilizaron y de alguna manera que con el dinero del año anterior se pagaron prestaciones y hubo más problemas en el mes de enero pues no se cumplía lo prometido debido a que no había recursos, aunque los fondos fueron caminando hacia su exterminio, bajaron cantidades importantes en el 2015 y todo esto, entonces en la misma circunstancia común como esa, en el 2015 nos pagaron todo y bueno, ya habían aparecido los problemas, los secretos a voces porque también en el 2015 empezaron a correr rumores sobre los problemas de desfalco en la universidad.

 

LA TRISTE REALIDAD: NO

HAY RECURSOS PARA PAGAR

En el 2016 asume el rector Jorge Ignacio Peña González y empieza a darse una situación difícil. Él llega en junio y entonces nos comunica que no hay posibilidad de pagar la quincena siguiente porque no había nada de fondos y empiezan a darse una serie de especulaciones, no sé cómo le hicieron pero estábamos nosotros en el 2016 con certidumbre y también no hubo pago de diciembre ni de quincenas, ni aguinaldo hasta en enero de 2017.

Agrega que en el 2017 ocurre aquel acontecimiento del incendio en el área de Finanzas y Administración. Era el 19 de febrero, no se me olvida porque ese día fuimos mi hijo y yo a ver a las Chivas contra el América y ganaron las Chivas 1-0, por eso no se me olvida, Llegamos en la madrugada y me avisan del incendio y entonces a raíz de eso surgieron ya muchas especulaciones con respecto a los problemas de la universidad porque ese mismo año, en el mes de noviembre yo era diputado y era el secretario de la Comisión de Hacienda y el Auditor General del entonces Órgano de Fiscalización Superior hace un informe trimestral al Congreso y habló de que hay un desfalco en la universidad por más de 585 millones de pesos. Pero debo decirles a ustedes que 323 millones de pesos fueron desviados en transferencias a un particular que nada tiene que ver con la UAN y empezó el problema del incendio. El fiscal hace una declaración en el sentido de que estaba comprobado que fue el incendio fue provocado porque inclusive, además intentaron quemar la camioneta que tenía en mi cochera y puse la denuncia y se dieron cuenta de una realidad que existía. Fue cuando tuvimos que empezar a pensar en cuanto a qué íbamos hacer.

“En el mes de noviembre de 2016 se hizo un préstamo de 580 millones a la universidad y entonces cuando sale a la luz pública esto, obvio que empiezan las especulaciones y entendemos que porque en el 2015 si nos pagaron todas las prestaciones pero también surgió que en el mes de febrero del 2016 antes de que se fuera la otra administración hubo otra transferencia a varios particulares por el orden de los 126 millones de pesos que yo intuyo sería de lo que sobró de los 500 MDP que pagaron de prestaciones y ahí empezaron las especulaciones, las cosas, el problemón, entonces el rector Peña en el 2017 y 2018 dice señores, tenemos que buscar la forma de ir saliendo de estos problemas y para ello tristemente lo que se requiere es dinero. Así empezó un programa de austeridad en la universidad y algunas cosas que vimos, todo eso de que se habló. El Día del empleado universitario hacíamos una fiestota que ahora con la crisis financiera de la universidad ni pensar en eso, por cierto hoy es Día del empleado universitario, 30 de noviembre y no habrá nada de festejo porque estamos en una situación extraordinaria, aparte del problema financiero y también la pandemia nos obliga a no juntarnos ni hacer una asamblea y ya tenemos un acuerdo con los compañero que la vamos a posponer sin fecha todavía, a ver cuándo podemos hacer su reconocimiento.

 

SEÑALAMIENTOS DE LA ASE

Señala el líder del SETUAN que en el 2018 la universidad, más bien por unas cuestiones que desde la Auditoria Superior del Estado fue que hicieron el señalamiento que la universidad había desviado 10 o 12 millones de pesos al SETUAN para pagar el funcionamiento del Instituto ‘Mártires 20 de febrero’ del propio sindicato, de la clínica dental, pero le aclaramos a la auditoria que la clínica dental se creó en 1985 o 86, más bien se abrió una clínica para los trabajadores con el argumento de que el Seguro Social solamente hace profilaxis y extracción y que nosotros teníamos que dar servicio más a detalle, y eso se extendió a los derechohabientes de los trabajadores y obviamente los de instituto que es el  CENDI, la primaria y la secundaria. Fue un proyecto que se conoce porque lo he platicado muchas veces y que tiene su origen como un compromiso contractual. ¿Cuál fue el argumento de la ASE?, que esos espacios no cumplían con la responsabilidad y obligación que se tiene en la universidad para atender a estudiantes que no incidían nada en las funciones sustantivas. Obvio que tuvimos que responder también, que dos son las palabras que el gobierno de la Cuarta Transformación más ha usado, una es ‘bienestar’ y otra es ‘corrupción’. Entonces preguntamos si no era bienestar que un profesor o un trabajador tuviera un hijo en una escuela primaria donde se le da educación de calidad, cuidado de primera, alimentación balanceada, pues yo creo que entonces no pueden ellos equiparar que eso no significa bienestar. En cuanto a la clínica dental, nuestro argumento fue que no puede ir un trabajador a chambear o un profesor a dar clase con las muelas doliéndole y esas varias cosas se las tuvimos que aclarar y además que no era como ellos planteaban la situación porque el Instituto Mártires 20 de febrero no le cuesta más que los salarios a la universidad y lo hace directamente la universidad. CONTINUARÁ MAÑANA.

 

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31