Con precaución – Un claro desajuste en el reloj biológico.




CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Un claro desajuste en el reloj biológico

Cuando llegó a la Presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador se generaron varias expectativas como por ejemplo el que se iban a cancelar las casetas en las autopistas, y desde luego que se erradicaría para siempre el nefasto cambio de horario; sin embargo, no se quitaron las casetas del cobro de peaje en las autopistas, sino que se acaba de aumentar el precio por el uso de dichas carreteras; y sobre el cambio de horario hasta ahora ya no se ha dicho nada, lo que indica que probablemente siga habiendo horario de verano teniendo que adelantar una hora el próximo mes de abril.

Y a propósito del cambio de horario que en sí, y ya está completamente comprobado, la ciudadanía no tiene ningún ahorro económico por esto, sino que por lo regular se gasta más debido a que en la mañana se tienen que encender los focos por más tiempo que por la noche. Y también se adujo en su momento que esto del cambio de horario en algunas personas tiene un efecto nocivo para su salud por su reloj biológico que tarda un buen tiempo en acostumbrarse a  dicho cambio de horario, porque pareciera que no, pero una hora en las costumbres cotidianas tiene que ver mucho; claro que habrá sus excepciones como en todo, pero mucha gente se queja de que se desestabiliza momentáneamente o durante varios días mientras ese reloj biológico se nivela nuevamente.

Pero si hay algo que posiblemente no les importe a las autoridades y desde luego a los empresarios es lo que sufra o se altere el reloj biológico de la población; un claro ejemplo lo tenemos en los horarios de trabajo que rolan turnos. Pero más cruel es que a una persona se le haga trabajar 24 horas continuas y en algunos casos hasta 48, con la ilusión de que descansarán el mismo tiempo que laboraron.

Tal vez quien o quienes idearon eso de que un trabajador labore 24 horas continuas no han trabajado de igual manera, porque si tuvieran la experiencia de lo que es tener que estar en servicio todo este tiempo, y muchas de las veces sin tener un lugar en donde al menos sentarse, jamás hubiesen pensado en organizar esta clase de turnos. Porque es un hecho que de nada sirve, sobre todo en los cuerpos policíacos el que una persona no esté al cien por ciento de sus cualidades mentales y físicas después de 16 horas de servicio; de ahí que en algunos contratos colectivos de trabajo, y en la misma Ley Federal de Trabajo no se responsabilice a un trabajador por cualquier tipo de error que cometa cuando tenga ya más de 16 horas laborando.

Y a propósito de los cuerpos policíacos, cierta vez oí decir a un sargento del ejército decirle a un cabo que de qué le servía un soldado cansado y entumido después de estar en una sola posición durante más de ocho horas; obviamente que tenía razón el sargento: de nada sirve un soldado cansado, con sueño, entumido y quizás hasta aburrido, por lo que no nada más un soldado o policía, sino cualquier trabajador no rinde lo que debiera rendir estando al cien en cuanto a sus cualidades físicas y mentales.

Esto de estar en servicio 24 o 12 horas podría considerarse como algo de lo más cruel en contra de quienes trabajan así, y más si no cuentan con un lugar cómodo para ingerir sus sagrados alimentos, ir al baño y hasta poca posibilidad de beber agua, ya no digamos tener una silla en donde se haga más cordial esa extenuante jornada laboral.

Y en cuanto a esas industrias, empresas o negocio que hacen rolar o rotar turnos a sus trabajadores, también se podría considerar como un acto de impedir el progreso de esos trabajadores a quienes se obliga durante un mes o una semana a cambiar del turno diurno al vespertino y al nocturno, porque si un trabajador de turno diurno quisiera seguir estudiando o aprender algún otro oficio en las tardes libres, no puede hacerlo porque lo cambian de turno, igual quien esté en turno vespertino y por las mañanas quisiera estudiar para tratar de progresar, tampoco lo puede hacer; menos los que trabajen turno nocturno porque obviamente tienen que reponer el sueño perdido, aunque no recuperar porque se dice que sueño perdido jamás se recupera.

Así que lo más óptimo sería que en todos lados de trabajo se asignaran turnos fijos y que los ocuparan los trabajadores de acuerdo a su antigüedad en el turno de su elección, sobre todo los cuerpos policíacos que son los que más alertas deben estar en todo tiempo. Turnos por ejemplo de 08:00 a 16:00 horas, de 15:00 a 22:30 y de 22:00 a 05:00 horas; así quedarían cubiertas las 24:00 horas del día.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031