Con precaución – Lotería Nacional para la Asistencia Pública.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Lotería Nacional para la Asistencia Pública

 

Al parecer ya quedó todo definido para que se lleve a cabo la rifa de 2 mil millones de pesos en alusión al avión presidencial, para el próximo 15 de septiembre, con la venta de 6 millones de cachitos por parte de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública, a partir de este 9 de marzo, en donde se dice que serán 100 afortunados los que se llevarán 20 millones de pesos cada uno.

Se ha informado que ya quedaron resueltos todos los pormenores para que sea lo más legal dicho sorteo y que no haya reclamaciones para que, como en un principio se dijo que lo que se rifaría sería el dichoso avión, algún ganador reclame el enorme aparato volador, y porque según las reglas de la Lotería Nacional, no se deben rifar premios en especie, aunque se ha dicho que está documentado que en el siglo XIX como premio se dio un inmueble. Pero bueno, ahora ya está todo eso bien definido y lo que se le entregará a esos 20 posibles afortunados de pegarle al gordo, lo que recibirán será dinero contante y sonante y tan, tan, fin de la historia.

Aunque no fin de la Lotería Nacional que seguirá con sus sorteos comunes que algunos han señalado como el impuesto de los tontos, porque hay gente que durante toda su vida activa y más allá se la han pasado comprando cachitos y hasta series enteras y nada de nada. Y si bien para algunos ciudadanos el comprar billetes de lotería ha significado estar pagando un impuesto más, se han dado casos en que han salido ganadores de determinada cantidad de dinero, aunque últimamente, al menos desde hace 15 o más años que no se sabe de alguien que le haya pegado al premio mayor de la Lotería Nacional, porque antes era muy notorio cuando alguien cercano a la familia o ser algún conocido o amigo se sacaba un premio; sin embargo, al parecer debido a la inseguridad en que estamos envueltos ya nadie quiere decir o presumir que se sacó algún premio de la Lotería o pronósticos deportivos, al Melate o Chispazo, Tris, etcétera, quizás por temor a ser secuestrado para quitarle esa ganancia, aunque quién sabe. Lo que sí es seguro es que si alguien se ha sacado algún premio mejor se queda callado, porque podrían salirle, aparte de los delincuentes, familiares desconocidos hasta antes de ganar el premio, compadres y amigos tendiendo la mano para pedirle prestado.

De acuerdo con algunos expendedores de billetes de la Lotería Nacional, hoy en día es menos la gente que compra algún cachito, ya no se diga una serie, y si bien siguen teniendo clientes habituales, cada día son menos los que arriesgan aventurarse a ganar dinero por medio de los sorteos financiados por el Gobierno Federal; algunos de estos expendedores de la Lotería aducen que ni no han cerrado es porque no nada más venden billetes de la Lotería, sino que se apoyan con la venta de pronósticos y otro tipo de sorteos, pero que ya no tienen tantos clientes como antaño; así que ahora con la promoción de la rifa a la que dio pie el avión presidencial, esperan que sí haya venta.

Y también ya casi no se ven por las calles, cantinas, parques y centros de reunión a los tradicionales vendedores de cachitos de lotería, tal vez porque a la mejor ya no es negocio o quizás para no ser  víctimas de algún asalto o robo andando por las calles y lugares habituales buscando clientes, para los cachitos de lotería por supuesto. Aunque en caso de que algún billete robado saliera premiado, ¿cómo lo podría cobrar el ratero?

Y a propósito de la rifa que sería del avión presidencial pero que quedó en 2 mil millones de pesos, tal vez haya gente que sí se aviente a comprar su cachito de $500.00, obvio que con la ilusión de ganarse los 20 millones de pesos, pero a la mejor también sea para guardar ese cachito como parte de la historia y recordar así el vuelco que ha dado la política en nuestro país, en donde algo que podría ser muy serio, muchos mexicanos lo han tomado como algo chusco, de vacilada y hasta de poca seriedad de parte de esta administración federal que está enfrentando tantos problemas, algunos heredados y otros que se han estado generando tanto económicos como de salud y un enorme lío con las universidades públicas.

A ver si no nos salen con que la mayoría de los ganadores de este histórico sorteo son empresarios y gente pudiente, porque la desilusión de muchos mexicanos se agrandará aún más, aunque si los premios los ganan mexicanos de a pie, posiblemente sería desastroso para ellos, por aquello de que el que nunca tuvo y llega a tener hasta loco se quiere volver.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31