Con precaución – La ley seca y sus derivados.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

La ley seca y sus derivados

 

Entre varios compañeros del equipo etílico, después de saber una anécdota de un conocido común, ha surgido la pregunta de si esta ley seca que se podría decir que ha sido implantada más bien por alguna ocurrencia más que para proteger la salud, de si aplica nada más para la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas o también su ingesta.

Porque da la casualidad de que este conocido el viernes anterior a que se aplicara la ley seca aquí en Tepic, se proveyó de buena cantidad de cerveza en una tienda departamental, y la semana pasada se le descompuso su refrigerador, por lo que decidió llevar a casa de su mamá las tres carteras restantes de 24 botes de cheve cada una, así como el resto que le quedaba en su refrigerador. Pero cuál va siendo su sorpresa que al llegar a casa de su mamá para poner a enfriar más botes, al abrir la cajuela de su vehículo para sacar las carteras de cerveza que llevaba ahí, de pronto se detuvo una patrulla a su lado –no explicó el conocido de qué corporación policíaca era la patrulla-, y le preguntaron que en dónde las había comprado, que si no sabía que estaba prohibido comprar eso, a lo que el conocido les respondió que ya hacía días que las había adquirido y como cosa hecha adrede aún conservaba en su cartera el recibo de compra, y a la vez les explicó a los policías que su refrigerador se le había descompuesto y para que no se le echaran a perder las que ya estaban heladas, había traído a casa de su mamá el resto porque las ya frías se le iban a quemar y ya no sabían igual.

Sin embargo, comenta el conocido que los policías le dijeron que qué tal si se las decomisaban las cervezas. Por un momento el conocido creyó que tal vez era una broma, por lo que les dijo que si se las quería n llevar, pues que fueran nada más los botes vacíos porque entonces les tiraría su contenido, a lo que los policías le dijeron que precisamente eso era lo que iban a hacer en su presencia porque estaba “prohibido tomar”. Sorprendido el conocido les dijo que si veían bien no estaba tomando y todos los botes estaban cerrados; pero los policías insistieron en que de lo que se trataba era tirarles el contenido a los botes de cerveza debido a la prohibición de tomar bebidas alcohólicas. El conocido les preguntó que si la prohibición era la compra-venta o viceversa de bebidas alcohólicas y también el ingerirlas; a lo que según el conocido, en forma muy escueta y algo alterada los policías nada más le dijeron gravemente: todo está prohibido.

Lo bueno, comenta el conocido que en eso salió su mamá de su casa y encaró a los policías diciéndoles que qué traían con su hijo, que preguntaran a los vecinos si ahí era un aguaje o qué, que su hijo ya le había llamado para decirle que le hiciera campo en su refri a unas chelas, que eso no era nada malo ni se estaba cometiendo delito alguno. Obviamente que los gritos de la señora atrajo a más vecinos que comenzaron a rodear a los policías, quienes mejor optaron por retirarse, y ahí murió el asunto. Pero la duda quedó de si también está prohibido ingerir unas heladas en la intimidad de la casa, por lo que por mayoría de votos entre los que supimos de este asunto se determinó que desde luego que no podría prohibirse el que la gente tome dentro de sus casas.

Cosas y casos así son los que confirman que ciertas disposiciones gubernamentales hacen despertar instintos represivos en algunos servidores públicos, como en este caso en que una persona está descargando unas carteras de botes de cerveza y ya se sienten con el derecho de molestarlo. Algo que también da en qué pensar respecto a que tal vez varios policías sienten un odio en contra de la ciudadanía por lo que aprovechan cualquiera ocurrencia de sus jefes para sacar a flote sus frustraciones y traumas que tal vez por equis circunstancias de la vida cargan sobre sus hombros algunos elementos que con el hecho de portar un uniforme policíaco los convierte en agresores de la población y no en defensores de la misma.; porque se entiende que la ciudadanía confía en que las corporaciones policíacas están para protegerla y no para agredirla, y por el simple hecho de detener a una persona en la calle para interrogarla, eso ya se podría considerar una vil agresión; así que como que esta cosa no va, pues como en el caso del conocido con sus botes de cerveza que es interrogado por los tripulantes de una patrulla nada más porque hay ley seca. Así que la pregunta es si la ley seca también prohíbe el consumo de estas bebidas.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031