Con precaución – Expectativas que podrían quedar en el aire.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Expectativas que podrían quedar en el aire

 

Muchas expectativas ha generado la detención y extradición de España del exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, por lo que pudiera revelar en cuanto a todo de lo que se le acusa y más, porque obviamente, se entiende que en caso de que se le compruebe fehacientemente de todo eso, no lo hizo por iniciativa propia o porque algún día despertó  con la idea de elaborar toda esta trama que, como dijo el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de que todo supera a cualquier programa de ciencia ficción.

Sin embargo, de entrada se intuye que ya comenzó mal la cosa desde el momento en que se informó que Lozoya Austin fue hospitalizado en vez de haber sido encarcelado. Por lo que algunos analistas ya comenzaron a señalar que esta medida rompe con el debido proceso de detención, por lo que es posible que por este motivo, los abogados aleguen que desde su llegada a México se violentó su situación de detenido, de acuerdo al nuevo sistema penal acusatorio, así como la presunción de inocencia en la que deben quedar todos los imputados, sobre todo no revelar mediáticamente nombre, apellidos y fotografía, hasta no ser plenamente declarado culpable o inocente; pero en este último caso, con la anuencia del enjuiciado.

Y tan pintó mal la cosa de su hospitalización, porque de entrada ya están poniendo en duda a las autoridades españolas que lo extraditan con problemas de salud y, en caso de que lo hayan revisado en su estado físico, ni modo que lo entregaran enfermo, porque se supone que lo deben de entregar lo más sano posible y ni modo que haya enfermado en el trayecto al atravesar el océano Atlántico.

Así que este supuesto mal estado de salud, que hizo tener que hospitalizarlo en vez de ser inmediatamente recluido en la cárcel, levanta la sospecha de que algo hay y más, porque no es muy común que digamos que a todos los detenidos se les mande a un hospital hasta con enfermedades más severas que las que aparentemente presentó el señor Lozoya. Y he aquí lo malo de la situación que pone en entredicho de que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, porque con este trato que se le ha dado al exdirector de Pemex, deja claro que sigue habiendo ciudadanos de primera, segunda y clases subsecuentes.

Por más que se diga que Lozoya Austin es muy importante por toda la información que posee, y que toda esa información coadyuvará para desentrañar toda la maraña que ha significado el saqueo a la Nación, se supone que nadie debe de tener privilegios especiales, por más importante que sea el individuo y más, por su presunción de inocencia, pues mientras todos los acusados y detenidos y que estén en calidad de imputados gocen de esta prerrogativa, deberían de tener al menos un trato igual.

Ahora bien: muchos ciudadanos esperamos que se haga justicia, que no haya o parezca venganza, aunque habrá quien quiera que de inmediato estén ya entambados todos los señalados hasta ahora, señalados que posiblemente estén en la creencia de que todo lo dicho hasta hoy en los medios de que tiene videos, cintas magnetofónicas y hasta fotos de todos los nombrados, sea un farol nada más para incomodar a todos esos que ya andan de boca en boca en todo el país y más allá. De ahí que al menos dos de ellos hayan dicho que son mentiras, que son dichos falsos y sin sustento de lo que se les está acusando, muy ufanos lo dicen; obvio, porque quién va a afirmar lo malo que se diga de alguien, porque ni modo que Ricardo Anaya o Ernesto Cordero aparezcan ante los medios informativos afirmando todo aquello que se dice de ellos; ni modo que digan que fue un momento de debilidad, que reconocen su deshonestidad, que lo hicieron creyendo que era por el bien del país, etcétera. Desde luego que harán lo que San Pedro: lo negaran no tres, sino más veces, hasta que se les demuestre lo contrario que es muy probable, porque a  algo se atiene la Fiscalía General de la República y los que han filtrado información a los medios, porque se supone que algo hay, por lo que no deberían de estar tan confiados todos esos que se han señalado que acusará Emilio Lozoya como cómplices, artífices y ejecutores de un plan malvado para prácticamente desmantelar al país de una vez por todas.

Ojalá y no quede todo esto en puro ruido y que poco a poco se vaya diluyendo la noticia que, al menos por ahora, ha servido un poco de distracción para que mucha gente se olvide del coronavirus. Sin embargo, tal vez y ahora sí se siga con el caso hasta donde tope, aunque se vea difícil.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31