Con precaución – En serio, deben de desaparecer las plurinominales.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

En serio, deben de desaparecer las plurinominales

 

Por lo visto queda claro que por más que se impugnen los cargos plurinominales en ambas Cámaras del Congreso de la Unión y Congresos estatales, estos cargos seguirán por siempre, porque al parecer todo lo que se dice respecto a desaparecer dichos cargos es nada más de dientes para afuera al no tomarse en serio la sangría que generan al erario y por ende a los políticos de carrera.

Si bien el actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) constantemente afirma que no son iguales a los demás, es bueno recordar que un priista no deja de ser priista jamás, pues por lo que se ve es muy difícil desprenderse del cordón umbilical de su partido nodriza; incluso los políticos que no se formaron dentro de las filas del PRI, de vez en cuando actúan como priistas confirmando aquello que alguna vez señaló Tatiana Clouthier cuando aún era miembro del PAN: que de vez en cuando a los mexicanos nos salía a flote el priista que todos llevamos dentro. Y por lo que se ve no ha estado muy errada la señora Clouthier, ¿por qué? Pues simple y sencillamente porque la mayoría de los que andamos cascareando en la canica (Gabriel Vargas dixit) nacimos y crecimos dentro de la hegemonía priista que no se cortó con los 12 años que le prestó el PRI la Presidencia de la República al PAN.

Y si bien AMLO señala constantemente que ya no son iguales, en cuanto a los cargos plurinominales el movimiento-partido Morena que fundó el actual presidente de México, está actuando igual o peor que los demás partidos que han estado al frente del Poder Ejecutivo en cuanto a la repartición de las curules plurinominales se refiere, pues al igual que el PRI y el PAN, Morena pone en sus puestos clave de dirigencias de sus bancadas, a entes dizque políticos que difícilmente hubiesen ganado una elección por voto popular. He ahí el caso de Ricardo Monreal fungiendo ahora como dirigente de la bancada de Morena en el Senado de la República sin haberse ensuciado los zapatos al no hacer campaña buscando el voto del electorado; lo mismo que el dirigente de bandada en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, quien al igual que Monreal llegaron a sus actuales cargos por la vía de representación proporcional, es decir, que no los eligió el pueblo, por lo que se podría decir que no representan a la población en sí, sino nada más están para atender los intereses de quien los favoreció con la curul que en realidad no les costó absolutamente ningún sacrificio más el ser amigo, compadre o algo más de alguien poderoso dentro de las filas de cualquier partido político o simple y sencillamente tener  un buen padrino.

Así que los diputados y senadores por la vía de representación proporcional no se sienten obligados con la ciudadanía en lo absoluto, ya que no están en sus cargos por el voto popular y secreto, sino por el dedo de alguien que los ha puesto ahí única y exclusivamente para acatar instrucciones a favor de intereses particulares y de grupos, pero jamás para atender los reclamos ciudadanos.

He ahí los casos tan emblemáticos de lo que para lo que sirven los cargos plurinominales, como los saltimbanquis que se la pasaron varios trienios y sexenios saltando de una Cámara a otra, como por ejemplo los priistas Emilio Gamboa Patrón, Manlio Fabio Beltrones, Carlos Romero Deschamps y otros más que, al igual que miembros de otros partidos políticos, sin necesidad de hacer campañas ni ensuciarse los zapatos pasaron a ocupar diputaciones y senadurías y como los dos primeros: ser dirigentes de sus bancadas que ordenaban lo que tenían qué hacer sus congéneres por órdenes presidenciales.

Sin embargo, lo peor de los puestos plurinominales o de representación proporcional, es que muchas de las veces un diputado ya sea local o federal, o senador  por cualquiera entidad, de pronto renuncian al partido que los puso ahí para ostentarse como diputados o senadores “independientes” según sea el cargo que ocupen, y esto se podría considerar como una de las más claras aberraciones debido a que en realidad el cargo que se les dio por la vía plurinominal no pertenece en sí a quien la ocupa sino al partido político que la ganó de acuerdo al número de votos obtenidos, por lo que se debería de legislar al respecto haciendo que si un plurinominal renuncia al partido que lo postuló, pierda su cargo para que se lo den a un militante del partido que ganó esa plurinominal, para que no haya en lo sucesivo diputados o senadores independientes, pues no se ganaron ese cargo per se, sino por dedo.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

julio 2022
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031