Con precaución – Candidatas y candidatos decepcionantes que agrandaron el abstencionismo.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio mejía Cano

Candidatas y candidatos decepcionantes que agrandaron el abstencionismo

 

Ahondando un poco más entre familiares, vecinos y conocidos, para conocer un poco más a fondo el porqué no habían acudido a votar y que, por esto, se había visto una clara abstinencia este pasado domingo 05 de diciembre, en que se eligió una candidata al Senado de la República, en sustitución del ahora gobernador de Nayarit, doctor Miguel Ángel Navarro Quintero, la mayoría coincidió en que no les había llamado la atención, otros porque ya sabían quién iba a quedar y otros más, porque les había dado más risa que seriedad, la cantidad de promesas de los candidatos y las candidatas al senado.

Y obviamente que salió a flote que sí hubo bastante promoción, pues tanto en televisión abierta, así como en las redes sociales, en medios periodísticos y algunos portales de internet, constantemente aparecían dichos candidatos; y si bien, acaso uno o dos decían que legislarían, la mayoría prometían cosas tal y como si se estuviesen postulando para la Presidencia de la República, como haré, promulgaré, formularé, etcétera. Puras promesas, si bien algo difíciles de cumplir, como siempre, algunas de ellas más parecidas a sueños guajiros. Y esto desanimó a gran parte del electorado; aunque en este sondeo, hubo quienes dijeran que por lo menos a uno de los candidatos sí le tenían confianza y fe, porque sabían que era una buena persona y bien intencionada, lo malo de esto, es que pertenecía o representaba a uno de los partidos políticos muy desprestigiados, aunque estaban otros dos aún más desprestigiados que al que pertenecía este candidato que les cae bien, por su persona, hasta a varios morenistas.

Un jubilado del ferrocarril me comentó que sí había ido a votar, porque ahora sí puede hacerlo y no como antes que, como cuando andaba en el camino y que, por esto, se había privado de muchas cosas como fiestas y festejos familiares, noches buenas y viejas fuera de su residencia y, desde luego, en varias ocasiones no poder ir a votar por andar de viaje o en otra terminal ferroviaria. Y me recordó aquel 12 de febrero de 1995, cuando salimos trabajando de Tepic a Guadalajara en el tren de pasajeros número 2, denominado como “la bala” y que al ir llegando a la Bella Perla Tapatía, a eso de las 20:00 horas, se oyó decir al maquinista a través de un radio portátil que llevaba un miembro de la tripulación, que las tendencias le daban el triunfo al PAN y a su candidato a la gubernatura, Alberto Cárdenas Jiménez (Bebeto); y en eso, se nos acerca un portero de la rama de Servicios Coches Dormitorios, con un aparato de radio comercial en sus manos, con una sonrisa de oreja a oreja, comentando que había ganado el PAN; y sonreía ampliamente porque obviamente que era panista desde siempre, y lo curioso, es que jamás lo manifestaba abiertamente, como que si le daba pena decir que era panista; pero de ahí pal real, se destapó completamente. Algo parecido a una familia de músicos que, a mediados de los años 60 del siglo pasado, se habían venido a radicar a Guadalajara, Jalisco, siendo originarios del entonces Distrito Federal y, que ya una vez que les había tomado confianza y ellos a mí, al preguntarles allá como por 1969 o 1970, después de unas elecciones, por qué se veían tristes, uno de ellos me respondió casi al oído y como en secreto que, porque ellos y toda su familia, eran panistas.

Así que, volviendo a la cuestión de por qué mucha gente no acudió a votar el pasado 05 de este diciembre, en la capital nayarita, se podría decir que la mayoría de los candidatos no llenó el ojo del electorado y menos los partidos participantes, salvo uno de los candidatos: Salvador Hernández que, como se dijo anteriormente, es un cuadro político que le cae bien a la mayoría de los tepiqueños, pero que ahora su partido político, el PRI, no le ayudó mucho que digamos para que saliera avante.

Y además, porque la mayoría de los políticos de Nayarit, ya sea en la Cámara Baja o en la Cámara Alta, por lo regular se pasan todo el tiempo que dura su encargo nadando de a muertito, sin sobresalir en nada de nada, por no subir a tribuna ni siquiera para hacer la mosca chillar tal y como acostumbran legisladores, del partido que sea, nada más para dar la nota, aunque de puro ruido no pase, pero al menos se dan a notar hasta haciendo señalamientos incongruentes o a todas luces fuera de orden, pero al menos hacen ruido, y la mayoría de legisladores nayaritas, pasan sin pena ni gloria en sus curules o escaños, esperando levantar la mano de acuerdo a la línea dictada.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31