Con precaución – Alargar más el paro podría derivar en un estallido social.

                                                                                CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Alargar más el paro podría derivar en un estallido social

 

La liga se está estirando mucho más de lo debido y gran parte de la población está al límite de su aguante. Si el paro comercial y por ende laboral se extiende aún más, podría existir la posibilidad de que se empiece a generar un conato de violencia social, porque si bien la salud es lo más importante para la humanidad, mucho más lo es la ingesta de alimentos porque precisamente de una buena alimentación deriva la salud.

Ya en otras entidades mucha gente se está organizando para hacerle ver a las autoridades tanto estatales como municipales  que están dispuestos a ponerse a trabajar en lo suyo porque su situación económica es insoportable.

Está como en la ciudad de Guadalajara en el vecino estado de Jalisco, en donde los comerciantes de una parte del centro de la ciudad advirtieron que tope en lo que tope abrirán sus negocios; lo mismo los comerciantes de la zona de la calle Medrano en el Sector Reforma, al oriente de esa ciudad en que ya no soportan la presión del personal en el que se vieron en la necesidad de prescindir, y ahora esperan los cobros de renta, luz, agua, teléfono, etcétera.

Los de la zona de una parte del centro están desesperados porque primeramente se vieron bloqueados con la destrucción y reconstrucción del Mercado Corona; y en el entorno de dicha zona están los comerciantes de la Avenida Alcalde-16 de Septiembre, así como de las calles que cruzan esta avenida que ahora quedó como andador, Independencia, Juan Álvarez, San Felipe y Reforma, debido a que ya son más de cinco años en que comenzó la construcción de la línea 3 del tren ligero y ahora con el cierre obligado por la contingencia de salud debida al covid-19, pues ya se les hace que no dan para más aguante.

Está como aquí en Tepic en que se vio seriamente afectado el comercio con la remodelación de las calles del centro de la ciudad y que ya cuando veían la luz al final del túnel, se les viene encima esta amarga situación de tener que cerrar porque supuestamente sus comercios y negocios no son “esenciales”; sin embargo, esto de ser esencial quizá para algunos no lo sea, pero queda claro que para otros son la vida misma.

Y ahora hasta a los lustradores de calzado les han impedido trabajar como cotidianamente lo han venido haciendo desde hace muchos años, ya que se le ha cerrado el paso al pasillo de los arcos frente a la plaza principal en donde está un conocido hotel, pues ahora se impide el paso mediante cintas de color amarillo que impiden el paso a peatones. Y para acabarla de amolar, también este lunes se vio interrumpido el paso tanto a peatones como a vehículos automotrices en el tramo de la calle Hidalgo entre la calle Zacatecas y la avenida México, cosa que nadie se ha podido explicar, aunque por algo habrá sido este bloqueo, pues casi para llegar a la avenida México se observa un toldo como el que se instala afuera de los domicilios en donde se está llevando a cabo un velorio.

Así que tal y como se informó en su momento cuando se dijo que había muerto la primera señora debido al coronavirus y que era oriunda de La Guácima, en el municipio de Acaponeta, Nayarit, y que debido a esto se había formado un cerco policíaco en dicho poblado, y que los habitantes de ese lugar habían roto el cerco instalado por el gobierno estatal debido a la desesperación de los pobladores de La Guácima por estar escaseando víveres, medicamentos, pero sobre todo agua y, si las cosas se dieron tal y como se comentaron en los medios informativos, esto podría ser algo para poner a pensar al gobierno estatal, así como a los municipales, de que así como los pobladores de La Guácima en su desesperación no les importó la guardia montada para no dejar entrar ni salir a nadie de  dicho poblado, algo parecido podría suceder en cualquier momento en Tepic y todo Nayarit, porque la situación económica cada día se está poniendo color de hormiga, por lo que el hambre podría ser el detonante para un estallido social; ojalá y no, y no es por hacerla de agorero, no, sino que las cosas se están caldeando de tal manera en que el disgusto social haga estallar primeramente algún tipo de violencia leve, pero sería motivo para prender la mecha y que anime a otras partes de la población para hacerla más cardiaca.

Así que las autoridades estatales y municipales de Nayarit, deberían hacerle caso al presidente Andrés Manuel López Obrador cuando dice que no debe haber estado de sitio ni violación de garantías individuales y respetarse los derechos humanos en todo tiempo.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31