Con precaución – Al parecer desaparecerán los agentes y policías viales.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Al parecer desaparecerán los agentes y policías viales

 

Desde mediados de la semana pasada, por la Plaza Principal frente a Catedral se comenzaron a mirar varios grupos de elementos policíacos uniformados, unos atravesando dicha plaza y otros formando grupos entre sí dando la impresión de que intercambiaban algunas ideas.

Todavía al menos este pasado viernes se siguió viendo estos grupos de policías, la mayoría de ellos jóvenes físicamente. Desde luego que llamó la atención que no se veía que portaran armas, por lo que uno de los asiduos asistentes a la plaza comentó que se había enterado que estaban recibiendo cursos de capacitación estos jóvenes elementos de los cuerpos policíacos debido a que se va a reestructurar el sistema y para que sepan qué hacer cuando les toque levantar un acta en alguno de los tantos hechos delictuosos que suceden tan cotidianamente en el municipio y la ciudad capital de Nayarit y desde luego en los demás municipios del estado.

Pues enhorabuena que los estén capacitando, y a ver si dentro de esta capacitación se les diga que bajo ningún motivo o circunstancia deben de actuar como lo hicieron unos policías en la ciudad de México en un video que anda circulando en las redes sociales en que un deportista, al parecer portero del equipo de futbol de la UNAM fue agredido junto con su esposa al no querer entregar sus pertenencias para revisión y no quererse bajar del automóvil en que viajaban, hecho que tal y gracias a las dichosas redes sociales continuamente se difunden, como cuando vendedores ambulantes, no nada más de la ciudad de México, sino en muchas de las entidades del país, son agredidos por elementos policíacos decomisándoles la mercancía de venta en forma prepotente.

Y ojalá y se ponga énfasis en esta capacitación, de que son ellos, los elementos policíacos quienes deben de poner el ejemplo respetando los semáforos en rojo, porque es común mirar cómo se los pasan sin que haya motivo al no tener una emergencia qué cubrir ni nada por el estilo, únicamente porque se sienten con derecho de no respetar los altos de los semáforos, por lo que esto es un mal ejemplo para los demás conductores de vehículos de todo tipo, porque se podría alegar con qué calidad moral podrían multar a quien se pasa un alto si ellos mismos ponen el mal ejemplo; y esto porque al parecer en la nueva reforma de tránsito y vialidad, los elementos policíacos tanto estatales como municipales tendrán la obligación de levantar infracciones, y he aquí lo que podría poner buena la cosa, ya que si gran parte de la ciudadanía que anda tras un volante o un manubrio de motocicleta no se la acaban con la ferocidad con la que actúan cotidianamente algunos, no todos los agentes viales, ahora con el hecho de que los policías estatales y municipales podrán levantar infracciones, lo más probable es que en vez de que se componga el caótico tránsito vehicular, lo que sí podría crecer serán la infinidad de quejas al respecto, porque de algún modo tendrán que presentar trabajo estos elementos policíacos. Y aquí viene la pregunta de ¿qué irá a pasar con los actuales agentes de vialidad en caso de que llegaran a ser substituidos por policías estatales y municipales? ¿Se les darán las gracias o serán integrados a la policía municipal, y en caso de ser así, será como policías auxiliares o ya en sí policías municipales?

Porque hasta hace poco tiempo, no sé si se siga la misma práctica, había dos clases de policías pertenecientes al Municipio de Tepic, pero unos con la denominación de auxiliares y otros ya nombrados municipales y, según la plática en su momento de un policía auxiliar, en este grupo estaban los que iban haciendo méritos para entrar a la municipal, y que mientras eran auxiliares no contaban con varias de las prestaciones que por ley tendrían que otorgárseles, como por ejemplo el Seguro Social, porque en su tiempo se supo que los habían integrado al Seguro Popular, pero en este estatus no generaban ningún tipo de cotización que les sirviera para con el tiempo tener las cotizaciones contables necesarias para su retiro en caso de llegar a alcanzar la plenitud de la adultez.

Queda claro que mientras un policía, de la corporación que sea, reciba buen salario, prestaciones de ley y que no esté clasificado como de primera, segunda o clases subsecuentes, prestará un mejor servicio, ya que si no recibe los estímulos correspondientes corre el riesgo de contaminarse por la corrupción por ver la posibilidad de llevar unos centavitos más para su familia o sus gustos personales.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

febrero 2020
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829