Con prcaución – Madres solteras, viudas, divorciadas y dejadas en crítica situación.

CON PRECAUCIÓN

Por Sergio Mejía Cano

Madres solteras, viudas, divorciadas y dejadas en crítica situación

 

Ya se manifestaron en busca de apoyo en la Plaza Bicentenario frente al Palacio de Gobierno músicos, taxistas, payasos y otros más sectores de la población que ya no hallan cómo hacerle para poder subsistir en esta etapa por demás crítica económica, que si es por la salud, esta se verá quebrantada más pronto que tarde, precisamente por falta de alimentación adecuada. Lo malo es que aún podrían faltar otros sectores de la sociedad que se planten a protestar por ya no encontrar una salida digna ante esta tragedia.

Ahora en varias entidades del país, muchos comerciantes establecidos a los que los obligaron a cerrar sus negocios, se están organizando a que a como dé lugar van a abrir sus negocios porque ya no aguantan más el estar inactivos y no tanto por no trabajar, sino porque sus finanzas han llegado a su límite, y porque ahora que todo se llegue a normalizar esperan las demandas laborales de los trabajadores que se vieron en la necesidad de prescindir de ellos, tanto por haber sido obligados a cerrar con el pretexto de no ser esenciales sus rubros, así como ya no tener dinero para estarles pagando su sueldo aun sin estar laborando. Por lo que se consideran entre la espada y la pared porque les va a llover por todos lados, pues aparte de las demandas laborales, se les vendrán encima los pagos de la renta, luz, gas, agua y en algunos casos hasta el internet en aquellos negocios que por necesidades de su servicio se han visto en la necesidad de contratar dicho servicio de la tecnología digital.

Sin embargo, al parecer hasta el día de hoy hay un cierto sector de la población que tal vez no ha sido tomado en cuenta tal y como debiera ser, y este sector es el de las madres solteras, madres viudas, divorciadas o separadas a quienes les quedó la carga de los hijos aún pequeños.

En el portal de internet de la página noroeste.com, el día de ayer apareció un reportaje sobre una mujer joven de origen oaxaqueño avecindada en Culiacán, Sinaloa, con un pequeño de tres años de edad y con siete meses de embarazo, y que se ha visto en la necesidad de poner en las afueras de un centro comercial unas mesas ofreciendo mercancía elaborada por ella misma con hilos y chaquira y otras artesanías, así como juguetería económica de plástico, y con un letrero que señala que no nada más vende, sino que cambia también por cualquier tipo de despensa como arroz, frijol, tortillas, leche y hasta pañales y toallitas húmedas. Y dice esta joven madre que se vio en la necesidad de romper la cuarentena obligada debido ya no contó con dinero para lo más indispensable y además con el acoso de su casero que le cierra el agua porque no ha tenido dinero para pagar la renta. Aclara al reportero que el gobierno no las apoya a ellas, pues antes de que todo esto se agravara acudió al DIF y le respondieron que no “había sistema” para que le dieran apoyo y que nada más le dieron una cajita con un aceite de cocina una bolsita con frijol y le dijeron que volviera hasta dentro de cuatro meses otra vez; y además, con su embarazo, se le ha hecho más pesada la situación porque no ha podido acudir al chequeo prenatal y no cuenta con fondos suficientes para costear su próximo parto.

Habrá quien pudiera decir que esto podría ser un caso aislado, pero no es así, ya que la situación por la que está atravesando esta joven madre, la podrían estar sufriendo infinidad de mujeres no nada más en Culiacán, Sinaloa, sino en Tepic y todo Nayarit, así como en todo el país. Y no nada más solteras, viudas y divorciadas, sino hasta con pareja marital, pero que perdió el trabajo precisamente por esta contingencia de salud que nos echaron a cuestas a los mexicanos y de otros países.

La hija de un jubilado del ferrocarril que ya falleció, hace poco más de un año quedó viuda al perder la vida su esposo en la carretera federal número 15 entre Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, en un viaje que llevaba por parte de una ferretería a la que acababa de ingresar a trabajar. La joven viuda se vio en la necesidad de andar vendiendo toda clase de chucherías en el malecón del bello puerto debido a que no pudo encontrar un trabajo adecuado a sus conocimientos y por sus tres hijos hoy huérfanos en donde la mayor apenas cuenta con nueve años de edad. Y esto porque la ferretería dueña de la camioneta de reparto en donde se mató su esposo, se la quiere hacer tablas alegando que apenas era su primer día de trabajo del ahora fallecido, por lo que no procedía la indemnización. Pero ahí la lleva.

Sea pues. Vale.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Buscar nota por fecha

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031